fbpx

Lo que debes saber sobre un contrato a suma alzada

En el sector de la construcción hay varias formas de contrato, siendo uno de los más comunes un contrato a suma alzada. Este tipo de contrato viene aplicándose tanto para obras públicas como privadas desde hace mucho tiempo.

Para algunas personas este tipo de contrato es la mejor opción, sin embargo, para otros puede llegar a ser un problema. En el día de hoy vamos a hablar un poco más sobre lo que es este tipo de contrato y podrás saber si te conviene o no.

¿Qué es un contrato a suma alzada?

Este es un tipo de contrato que se basa principalmente en un precio fijado por la realización de la construcción. Es decir, este contrato se define entre ambas partes y es invariable, en consecuencia, el precio de esta no debe variar en el tiempo.

En tal sentido, cualquier variación en los costos que exista en la obra (por ejemplo, la inflación) es responsabilidad de la contratista. Este precio fijado incluye no solo la mano de obra, sino también los materiales, planos, documentos y cualquier otra cosa involucrada en el proceso de construcción.

Es importante destacar que este tipo de contrato no es una garantía de que la obra sea entregada en el tiempo estipulado. Sin embargo, debido a factores económicos, este tipo de obras se realizan más rápido.

¿Por qué es una buena opción de contratación?

Este tipo de contratos se ha hecho bastante popular, ya que representa una muy buena opción para el contratante. Este no tiene que preocuparse por variación en el costo y le permite planificar de mejor manera.

Hay muchas contratistas que suelen trabajar de esta manera, sin embargo, se requiere de una planeación adecuada para que no haya margen de error. Este tipo de contratos suele aplicarse mucho en el sector público para la ejecución de distintas obras y es que estos trabajan en base a licitaciones.

Sin embargo, en el sector privado también funciona bastante bien, especialmente porque todo es responsabilidad de la constructora. La única obligación y responsabilidad que tiene el contratante es el de realizar el pago o los pagos en los plazos establecidos.

Ventajas de un contrato a suma alzada

A continuación, te diremos cuáles son las ventajas de un contrato de este tipo:

  • Solo pagas lo estipulado en el contrato, no estás en la obligación de pagar nada más.
  • No importa el tiempo que se tarde en estar culminada la obra, el precio de esta no va a variar.
  • Permite planificar cualquier obra, ya que sabes el costo final que tendrá.
  • Puede ajustarse al presupuesto que tengas disponible.
  • Usualmente las obras se terminan mucho más rápido.
  • No tendrás que preocuparte por la compra de materiales de construcción.
  • Suele ser más económica que otros tipos de contratos de obras.

Por supuesto que estas no son las únicas ventajas que este tipo de contratos puede ofrecer. Sin embargo, estas son las más importantes y unas de las que pueden ayudarte a tomar la decisión.