Levantan viviendas que pueden construirse en 35 días en zonas afectadas por el terremoto. “Casas Armadillo” de Constructora La Aurora

Las zonas de Iloca, Duao y Licantén fueron especialmente afectadas por el terremoto y maremoto. A nivel comunal y regional los esfuerzos en reconstrucción se hacían escasos y todas las ideas e iniciativas que lograran resultados satisfactorios en escaso tiempo, fueron y son aún bienvenidas. Una de esas iniciativas provino de Constructora La Aurora Limitada, que logró desarrollar las Casas Armadillo, una fabricación de muros en Covintec que se trasladan a obra casi listos y que están demostrando tener excelentes resultados. Estas casas han sido certificadas por el Ministerio de Vivienda y cientos de las familias beneficiadas por el subsidio de reconstrucción las han preferido.

“En Licantén ya contamos con 28 casas y se proyectan 120 en total. Se llaman ‘casas Armadillo’, son de 50 m2 -cocina americana, baño, living-comedor, y tres dormitorios- y cuentan con todas las facilidades, en términos de construcción, para ser ampliadas”, así describe Eugenio Urzúa, de La Aurora, estas construcciones. Otro factor interesante es que las Casas Armadillo se están entregando a través de subsidios habitacionales y cada una tiene un valor de 8 millones y medio de pesos aproximadamente.

Urzúa destaca el hecho de que cada casa puede ser construida en 35 días. Se trata de un proceso de elaboración en cadena, “comenzando primero la producción en la fábrica, para luego dar paso al montaje en terreno y a las terminaciones”, dice. Las 120 casas se demorarán ocho meses en total en estar listas. “En febrero se inició la prefabricación de 20 casas. El 1º de marzo comenzó su instalación en terreno. Y ahora estamos en paralelo trabajando en fábrica y terreno”, asegura Urzúa. “Debido a las cualidades de Covintec, las Casas Armadillo son sólidas, antisísmicas, térmicas e incombustibles”, asegura.

El proyecto Casas Armadillo va en sintonía con el Plan de Reconstrucción que el Gobierno está implementando en las regiones más afectadas. El Intendente Galilea fue preciso en sus declaraciones al Diario La Prensa: “hemos adjudicado subsidios habitacionales mediante distintos programas. Hemos también desarrollado un plan piloto de las zonas urbanas de las ciudades más importantes, como Curicó, Molina, Talca o Linares, a las cuales había que darle incentivos especiales en términos de guía de diseño arquitectónico para que se reconstruyan con homogeneidad en sus características propias”.

Destacó también que para lograr la reconstrucción total de la VII Región se requieren US$2.300 millones. “Tenemos un intenso listado de iniciativas, que toma en cuenta los subsidios habitacionales, infraestructura, obras públicas, salud, educación, sistema de agua rural, entre otras”, dijo. Y en cuanto al proceso de reconstrucción generalizado de la Región del Maule dijo: “Hasta el momento, se va avanzando en los grandes temas que se vieron perjudicados por el terremoto y maremoto. Esperamos que en 2013-2014 el 100% de la infraestructura hospitalaria de la Región esté en pie y completamente nueva, continuamos levantando “Escuelas para Chile”, “Levantemos Chile” y en el Ministerio de Educación tenemos un programa especial para reconstruir los principales el Liceo de Hombres de Talca, el de Niñas de esa misma ciudad, la Escuela 1 de Linares y el Liceo de Constitución, entre otros”.