Estaciones Sismológicas ejecutadas en Covintec

Más de 50 mil dólares cuesta cada una de las 65 nuevas estaciones sismológicas que la ONEMI, junto con el Ministerio del Interior, quieren construir a lo largo de todo el país para el fortalecimiento de la Red Nacional de Monitoreo Sísmico. La alta tecnología utilizada para el estudio de los movimientos telúricos, estará protegida por casetas ejecutadas íntegramente en Covintec. ¿Por qué? Excelentes resistencia y  aislación térmica. 
 
Mauricio Reyes, constructor e ingeniero civil estructural a cargo de las estaciones, cuenta que el proyecto está actualmente en la primera fase: tres en la región de Copiapó (donde el 24 de noviembre se inauguró la primera estación del proyecto), una en Coquimbo, una en Valparaíso, y cinco en Magallanes. Las estaciones constan de una caseta de Covintec con la misma medida de modulación de los paneles (2.44 x 2.44 mts.), y con una altura de 2,8 mts., que protege un sismómetro de banda ancha, uno de los sensores más usados a nivel mundial y de muy alto estándar con una cámara HD TV. Esta última tecnología permite la medición de los movimientos subterráneos; desde aquellos que son de muy baja frecuencia hasta los que son perceptibles por las personas.
 
Cuenta Mauricio Reyes que si bien es la primera vez que utiliza el material, no tuvo dudas a la hora de elegirlo, por la cercanía y las buenas referencias que recibió de un amigo: “yo y el experto calculista de Covintec fuimos compañeros de universidad. Yo sé qué es un proyecto estructural y puedo comprobar que la validez técnica es muy buena. Por lo tanto, yo necesitaba un producto que fuera duradero en el tiempo, porque la idea es que en veinte años más la estación esté ahí, sólida y, térmicamente, muy bien protegida.  Conozco Covintec y sé que es estructural”, cuenta Reyes.
 
Tanto los muros, como el techo, están construidos en Covintec. La elección del material, dependió exclusivamente de las excelentes capacidades térmicas que tienen los termopaneles ya que, tanto en el norte, como en el sur, las estaciones están expuestas a grandes oscilaciones térmicas, y a raudos vientos que pueden ser muy dañinos para los aparatos y, finalmente, para el estudio de los sismos.
 
 “Elegimos Covintec porque va a quedar una cosa sólida, y porque la gran aislación térmica que tiene nos importa mucho. Los sismómetros son muy sensibles a la temperatura. Cuando hay un temblor, la señal del sismómetro genera una raya prácticamente recta y de ahí se empieza a registrar el ritmo. Cuando hay cambios de temperatura, el sismómetro lo siente y la línea se altera y ya no está recta; empieza a subir y a bajar. Por tanto, hay que aislarlo muy bien térmicamente y Covintec fue el material ideal para solucionar esto. Además, la cámara interna también va aislada con Covintec”, cuenta El ingeniero.
 
La facilidad de la utilización de Covintec, también fue un punto a favor para la construcción de las estaciones. Cuenta que los que ahí trabajaron, ninguno era experto, pero por el asesoramiento y los manuales que desde Covintec enviaron para explicar cómo ejecutar una obra, fueron suficientes para este equipo de trabajo: “fue muysimple, sobre todo para mí que soy estructural. Entendí al tiro cómo hay que armarlo y no me costó nada porque es un material definitivamente muy amigable”.
Un material capaz de resistir los fuertes cambios de temperaturas, con una resistencia que asegura la protección de tecnología valiosa y sensible como la sísmica, fueron las señales que Mauricio Reyes necesitó para tomar una gran decisión a nivel personal: “he comprobado la calidad del material, lo fácil y resistente que es. Mi experiencia ha sido tan buena, que me gustaría hacerme una casa con Covintec”.