fbpx

Cómo la participación de las personas nos permitirá crear ciudades más inteligentes

$10 mil millones de pesos invertirá el gobierno de Chile en la recuperación de los espacios públicos tras el estallido social del 18 de octubre. Para definir la utilización de este presupuesto se invitó a las organizaciones comunitarias y juntas de vecino a presentar proyectos de recuperación del mobiliario urbano y accesibilidad universal.

 

En este contexto Paula Patrón, directora comercial de la empresa Citelum Chile plantea en una columna del diario La Tercera, la necesidad de aprovechar esta instancia de participación ciudadana para la construcción de Ciudades Inteligentes.

Para fundamentar la importancia de utilizar esta instancia para mejorar las ciudades, Patrón cuenta el ejemplo de la región de Dijón en Francia, donde Citelum junto a otros socios estratégicos de la marca implementaron tres líneas de acción que convirtieron la zona compuesta por 23 comunas, en una metrópolis inteligente con participación ciudadana.

 

La iniciativa francesa tiene como propósito alcanzar un ahorro energético del 65% y una reducción del 50% en los costos de mantenimiento en un plazo de 12 años que es lo que dura el contrato.

 

Para implementar una mejor ciudad se realizaron acciones concretas como la creación de servicios públicos digitales en transporte y energía. Junto con ello, se facilitó el acceso a la información de manera más transparente y se crearon instancias de intercambios directos entre los ciudadanos y las autoridades locales.

 

Se creó un puesto de control centralizado que permitió a los habitantes de la región de Dijon reportar problemas de las vías públicas y la recolección de residuos. A su vez, pudieron escoger el medio de transporte más rápido para desplazarse, verificando su disponibilidad y reservar con tiempo plazas de estacionamiento. Estas acciones, plantea Paula Patrón, permiten que el ciudadano participe proactivamente en la solución de los problemas de la ciudad, pues las personas tienen acceso a los datos de los servicios públicos a través de una plataforma Open Data, información que puede ser utilizada además por emprendimientos digitales y permite la aparición de startups que generan nuevos empleos.

 

La acción ciudadana funciona en paralelo con una estrategia de largo alcance, que considera una planificación urbana y el fortalecimiento de su financiamiento. Además, para que las ciudades sean más seguras, productivas e inclusivas se recambiaron 34 mil luminarias a tecnología 100% led.

 

Este ejemplo y el contexto de inversión del gobierno de Chile, es el contexto perfecto para que este tipo de desarrollo urbano sea replicado en el país, pues permite a los ciudadanos apropiarse de la vida en ciudad y participar de manera proactiva en su evolución.