La masificación y sofisticación de los walk-in closet

El tamaño y la amplitud son dos de las características principales que distinguen los walk-in closet de uno tradicional. Para muchas personas, el contar con este cómodo espacio para almacenar y mantener ordenada la ropa y otros artículos del hogar, puede ser determinante a la hora de elegir adquirir una vivienda.

 

La revolución del walk-in closet

Al apostar por la diferenciación y entregar un valor agregado, varios segmentos más económicos del mercado han incorporado en sus proyectos un área dedicada a los walk-in closet. Actualmente, se puede ver cómo viviendas de menor valor o metraje poseen sofisticadas terminaciones y ciertas distribuciones que antes eran exclusivas de residencias de mayor plusvalía. Ya se pueden encontrar ofertas de departamentos de 44mts2 y de un solo dormitorio que incluyen esta alternativa en la distribución de sus áreas.

Tal ha sido la expansión del concepto, que se registró un incremento de ventas de los proyectos que incluyen esta modalidad, en comparación de los que no lo hacen. Esto muestra la tendencia y la preferencia de los compradores por adquirir una propiedad con un espacio considerable para el almacenamiento. La gran cantidad de repisas, cajones, compartimentos y barras para guardar y colgar distintas vestimentas, permiten optimizar los espacios, facilitar la organización y brindar una mejor calidad de vida.

La oferta inmobiliaria actual, aún presenta un bajo grado de desarrollo de este atributo a pesar de ser uno de los recintos relevantes para los clientes. Se trata de una pieza independiente al dormitorio, diseñada exclusivamente para satisfacer una necesidad de poseer mayores zonas de almacenamiento. Sin embargo, algunas inmobiliarias ofrecen la alternativa de elegir entre destinar en su departamento un espacio para un gran walk-in closet, o aprovecharlo para ampliar el dormitorio principal, contar con un dormitorio secundario, o bien, para agrandar el living y el comedor.

Una alternativa personalizada

Para responder de mejor forma a las necesidades de los clientes, en términos de diseño y eficiencia en el uso del espacio del walk-in closet es necesaria la diferenciación. En un estudio de mercado que fue realizado junto a los diseñadores Rodrigo Alonso y Roberto Rasse, los futuros propietarios dieron a conocer sus necesidades de uso y expectativas en este tipo de recintos. El estudio concluyó que este es un espacio relevante tanto para mujeres como para hombres, pero con necesidades completamente diferentes para ambos sexos.

De este modo, el diseño del closet debería tener un diseño diferenciado según el género y ofrecer a los clientes la posibilidad de elegir la alternativa que más les acomode entre un clóset mixto, uno solo para hombres o uno exclusivamente para mujeres. Esta versión de walk-in clóset, aún no se ha masificado y se espera que pueda otorgar una experiencia de exhibición similar al de una tienda de ropa boutique. El objetivo es que la persona se sienta cómoda con los espacios, la iluminación y eficiencia en la distribución. Al mismo tiempo, se podría acomodar la altura de las barras, de las repisas y de los cajones.

De a poco, la fantasía de tener un walk-in closet a medida, de acuerdo a las necesidades y características reales del comprador, se ve cada vez más cercana. Este ya no será un beneficio inalcanzable, sino que se proyecta cada vez más real en todo tipo de propuesta inmobiliarias innovadoras.