Cómo será el sector de la construcción cuando los obreros sean sólo robots

Japón está comenzando a vivir un fenómeno preocupante en el rubro de la construcción: parte de su fuerza laboral está envejeciendo y los jóvenes no están interesados en trabajar como obreros.

Un representante de una de las compañías de construcción más grandes del país nipón señaló a la BBC que “Las estadísticas muestran que un tercio de los trabajadores (de la construcción en Japón) tiene más de 54 años y está considerando retirarse pronto”. A esto se suma que el número de trabajadores menores de 30 años representa solo el 10% de los empleados.

Ante esta alarmante situación, las constructoras japonesas están implementando una alternativa que solo imaginamos cuando niños y que hoy ya es una realidad: el uso de trabajadores robots.

El llamado “Robo-Carrier” trabaja actualmente en la construcción de un edificio japonés, donde transporta placas pesadas de yeso durante la noche. Junto a esta máquina trabaja el “Robo-Welder” que realiza soldadura de columnas de acero y “Robo Buddy” que inserta pernos de suspensión en instala tablones de techo.

¿Cómo funcionan estos “nuevos trabajadores”? operan de forma autónoma y cumplen con las funciones que un supervisor les asigna desde una Tablet. Para trabajar, el “Robo Carrier” puede evadir obstáculos, mientras que el “Robo-Welder” cuenta con un laser que determina los contornos del objeto que está soldando.

En otros países el negocio de la construcción está utilizando cada vez más robots en sus faenas. Un ejemplo de ello es que el 2017, el mercado de máquinas autónomas representó un movimiento de más de 200 millones de dólares y se espera que ésta cifra se duplique para el 2025.

Estados Unidos está viviendo una situación similar a Japón, el 80% de los contratistas dicen tener problemas para ocupar las vacantes de trabajadores calificados y hoy la edad promedio de los obreros es de 43 años.

Según estudios de la Universidad de Illinois, se proyecta que para el 2057 la mitad de los trabajos de construcción en EEUU podrían ser reemplazados por robots.

Entre las máquinas más avanzadas está la hecha por Construction Robotics, de Nueva York que construyó recientemente un albañil semiautomático que colocó 250.000 ladrillos en un edificio de Virginia. Según sus creadores, coloca 380 ladrillos por hora, marca que lo hace seis veces más rápido que un albañil humano.

Otro trabajo que ya está siendo hecho por robots son los puentes. El 2017, una máquina empalmó 24 mil intersecciones de barras de refuerzo a una velocidad de 5,5 segundos cada una en la construcción del puente Freedom Road en Pensilvania.

Entre los motivos de uso de robots no sólo está la falta de mano de obra, también juega a favor de las constructoras que las máquinas pueden realizar los trabajos más duros y peligrosos, lo que podría prevenir posibles lesiones y muertes de sus trabajadores.

Fuente: BBC Mundo