Cómo deben enfrentar las Constructoras la nueva Ley de Eficiencia Energética

En abril de este año, el Senado aprobó por unanimidad la nueva Ley de Eficiencia Energética para Chile, por lo que se espera que su promulgación esté lista en los próximos meses y las empresas deberían entregar su primer informe a finales del año 2020.

La Construcción es un sector donde se utiliza un alto porcentaje de consumo energético, por este motivo, tanto el proceso de edificación como los proyectos terminados, experimentarán cambios relevantes bajo esta nueva normativa. A nivel general, las proyecciones para la implementación de este proyecto de ley apuntan a disminuir el consumo energético en un 5,5% al año 2030 y un 7% al 2035.

Expertos en Eficiencia Energética, señalan que para cumplir con este nuevo desafío, será necesario que las empresas apliquen nuevas metodologías de gestión, recambios tecnológicos, control automático en sus procesos, mejoras en contratos de suministro, entre otros. Para aplicarlo correctamente, se hace urgente que las constructoras diseñen un sistema de gestión de energía, antecedido por un diagnóstico que establezca cuáles son las brechas que la empresa posee hoy para mejorar el sistema en los próximos años.

La nueva ley exigirá a las empresas con altos consumos de energía, implementar un sistema bajo una norma (ISO 50001) que dé soporte a sus actividades de gestión de energía.

En cuanto a las construcciones en particular, la norma en Chile hasta el año 2000 no definía el uso correcto de energía en su interior, por lo que actualmente el 66,2% de los hogares en Chile no cuenta con la eficiencia energética adecuada ni con la aislación suficiente en los techos, muros, puertas o ventanas”, explicó al diario La Tercera el investigador de la Red de Pobreza Energética y asociado del CR2, Rubén Calvo.

Por este motivo, el 2018 el Ministerio de Vivienda creó una Escala de Calificación Energética de Viviendas, que evalúa la eficiencia con letras de la A (más eficiente) a la G (menos eficiente).

Para cumplir con esta normativa las empresas de construcción deben priorizar el uso de materiales que cumplan con estándares energéticos de calidad. Es el caso del Sistema Estructural Covintec cuyos paneles cuentan con las certificaciones de aislamiento térmico, acústico y son reconocidos por ser una excelente barrera de humedad que impide la formación de condensación al interior de la vivienda.

En el caso de aquellos hogares construidos previamente a la norma y que quieran mejorar su eficiencia energética, la solución es el uso de los paneles EIFS de Covintec que resuelven el problema en muros de hormigón armado o albañilería.

Utilizar materiales como Covintec implicarán una menor demanda energética por metro cuadrado y a su vez, permitirá alcanzar mayores condiciones de confort para las personas.