fbpx

Arquitectos e ingenieros expertos definen Covintec-Adobe como: Revolucionario sistema para la reconstrucción patrimonial

Los paneles estructurales Covintec pueden convivir armónicamente con el adobe para lograr restaurar inmuebles de valor histórico y conservar la esencia de las antiguas construcciones. Estos tabiques mezclados con el Adobe generan las condiciones ideales para la reconstrucción.

A poco más de un año del 27F y cuando aún faltan muchas viviendas por reconstruir, pareciera fuera de lugar hablar acerca la restauración de edificaciones de adobe, como museos, iglesias o viviendas coloniales. Sin embargo, son parte del hogar y de la historia más íntima de un pueblo y muchas presentan un deterioro importante producto de los sucesivos terremotos en Chile. En este sentido, resulta crucial el apoyo gubernamental, contar con el material adecuado al momento de reconstruir, un equipo destacado de profesionales y arquitectos, y lograr una edificación renovada como resultado, conservando su valor patrimonial.

Para la reconstrucción de estos patrimonios culturales, el adobe es el material mayoritariamente elegido, principalmente ya que logra mantener las mismas cualidades que la obra inicial. Es así, como Covintec-Adobe nace como una solución superior a otros materiales a la hora de reconstruir. “Este recurso conserva íntegramente las propiedades básicas del Covintec, ya sea versatilidad, durabilidad, rapidez, etc. Y además se le agrega el adobe, que aporta una óptima aislación de origen, elevando las propiedades termo acústicas inigualables con otros sistemas estructurales o soluciones constructivas”, destaca Alejandro Pozo Cruz, Constructor de Covintec Chile.

Al combinar los paneles estructurales de Covintec con el adobe, se generan varias ventajas, como la excelente regulación de la humedad y la nula producción de contaminantes en su producción. Además, es reutilizable y su costo directo es más bajo que el resto de los materiales, ya que en la mayoría de los casos los suelos en que se emplazan estas viviendas presentan una dosificación aceptable para su elaboración. Un ejemplo del uso de Covintec-Adobe en proyectos de reconstrucción es la casa patronal San Roberto de Almahue, la que fue restaurada en 2007 por sus dueños Alejandro Bañados y Mónica Lyon. Esta edificación tiene 4.400 metros cuadrados, organizados en torno a cuatro patios y está construida con muros de adobe, cimientos de piedra, teja de arcilla y madera nativa de la zona. A cargo de este trabajo estuvo el arquitecto Eugenio Joannon, quien definió con los dueños los pasos a seguir para devolverle a la casona, la dignidad y sobriedad con que fue construida.

El arquitecto describe algunas características de la construcción, las que dan a entender su data histórica y valor patrimonial: “Toda la casa es de un piso de altura, construida con la ‘máxima’ de 1 x 5, que significaba que, siendo los muros de 1 metro de ancho, la altura del muro podía tener 5 metros. Así es como los recintos tienen 4.50 metros de altura excepto el ala norte, que tiene 9 metros de alto, y está formada por las bodegas, las que cuentan con corredores en segundo piso, los que rematan en la Capilla, reconocido lugar de culto del lugar desde el año 1802”.

Para recuperarla y con el fin de fortalecer la estructura, se amarraron a los muros principales de adobe que recorren toda la casa, nuevas cerchas de madera. Se formó así un diafragma mediante una placa rígida generada entre los muros longitudinales y las cerchas. Los muros de adobe de los recintos que estaban en mal estado o deteriorados, fueron reemplazados por nuevos tabiques de Covintec, los que se amarraron a los muros de adobe a través de mallas tipo Acma C188, traslapándola aproximadamente 1.5 metros en ambos muros. Con esto, la idea era buscar la rigidización perpendicular, además de la aislación térmica y acústica. Se logró una terminación muy similar al adobe, gracias al reboque de barro y paja de los tabiques.

De forma similar a esta experiencia, hoy se está trabajando en la reconstrucción de otras obras de importancia con Covintec-Adobe, tales como la Iglesia Pelequén, la Iglesia Peralillo y proyectos en Coínco, Chimbarongo, Coltahuco y otras localidades de las regiones VI y VII. En tanto, el Gobierno también ha considerado la reconstrucción como un tema relevante. “Se incrementó el subsidio base de 380 UF, en 200 UF adicionales para proyectos que busquen mantener las características arquitectónicas de las localidades como zonas típicas, zonas de conservación histórica, inmuebles de conservación histórica y monumentos nacionales. Se han definido 178 localidades de carácter patrimonial en las que se espera colocar 7.500 subsidios patrimoniales en las seis regiones afectadas por el terremoto”, aclaró el asesor en Reconstrucción de Ministerio de Vivienda y Urbanismo, Felipe Torres. También se han creado equipos regionales en cada SEREMI, los que están trabajando específicamente en la gestión, revisión y apoyo de estos proyectos. Por último, se está gestionando la entrada en vigencia de la norma NTM 002-2010, Proyecto de Intervención Estructural de Construcciones Patrimoniales de Tierra, el que permitirá desarrollar trabajos de restauración y reparación, liberando al país de la necesidad de emplear las reglas internacionales.