AISLACIÓN TÉRMICA Y CORTAFUEGO

Desde la modificación a la norma térmica que el Ministerio de Vivienda y Urbanismo puso en vigencia en enero de 2007, para mejorar la calidad de las viviendas y de la vida de las personas que en ellas habitan, Covintec se ha transformado en un sistema innovador y certificado que cumple y supera las exigencias térmicas de construcción de otros materiales, otorgando mayor confort y seguridad a los hogares.

En enero del 2007, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo consecuente con la política de mejorar el bienestar de la población y elevar la calidad y el estándar de la vivienda, puso en vigencia la nueva Reglamentación Térmica respecto a los muros, pisos y superficie de ventanas para el acondicionamiento térmico de las viviendas.
El objetivo principal de esta modificación es generar menor contaminación y mejor habitabilidad, salud, y durabilidad de la vivienda, al mismo tiempo que optimizar y/o reducir el consumo de combustibles destinados a calefaccionar y refrigerar las casas, convirtiendo a Chile en el primer país de Latinoamérica en incorporar a su reglamento de construcción exigencias de acondicionamiento térmico para todas las viviendas con el fin de vivir cada vez mejor y de manera sustentable.

El sistema constructivo Covintec, además de otras importantes cualidades como la resistencia, capacidad antisísmica y acústica, es un material que se caracteriza por mantener dentro de sus principales atributos la mayor aislación térmica exigida y certificada por el ministerio.

La razón por la que este material cumple y supera a cabalidad las exigencias es, como explica Nicolás del Río, arquitecto Máster en Arquitectura Sustentable de la Universidad de Oxford Brookes y con gran experiencia en construcción de casas eficientes en el uso de energía, porque “debido a su composición interior de poliestireno expandido Covintec tiene un índice de transmitancia U de 0.67 (si es 0, no pasa nada a través del muro, ni frío ni calor). Si afuera hacen 40 grados y adentro 0, nunca va a pasar nada. Y a medida que va subiendo ese factor, el material va siendo más transmisor. Un vidrio tiene U 6, y un ladrillo supera a 1. Por lo tanto este es un material que en sí es muy bueno, porque tiene dos capas de estuco con un corazón aislante, y esa es una combinación de material muy positiva”.

Finalmente, del Río afirma que este es un material amigable con el medioambiente y el clima: “la idea principal de mis proyectos es que convivan con el entorno y por eso es necesario hacer variaciones en las casas según el clima donde estén ubicadas. La ventaja de Covintec es que se acomoda a las condiciones climáticas y tiene esa capacidad térmica que se exige y aún más”. Esta es la razón que permite a las viviendas mantener el calor al interior en invierno y en verano estar frescas y con una temperatura agradable, razón que significa un importante ahorro de energía o en combustible para calefaccionar. Además, los paneles actúan como muros cortafuego otorgando mayor seguridad, confort y calidad de vida dentro de los hogares.