Covintec siempre presente en la reconstrucción de Chile

Si pensamos solo en los últimos 30 años, Chile ha sufrido una serie de desastres y emergencias que lo han convertido en un territorio en constante reconstrucción.

Terremotos, tsunamis, desbordes de ríos e incendios forestales han hecho que sus habitantes deban levantar sus hogares una y otra vez con el temor de que otro desastre pueda azotar lo que con tanto esfuerzo han vuelto a construir.
En este contexto, Covintec se alza como una de las opciones más convenientes por su bajo costo, facilidad de traslado, rapidez en la construcción y su resistencia comprobada a diversos desastres naturales.

Los paneles Covintec han sido una de las primeras opciones del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) para reconstrucciones masivas en lugares poco accesibles. Está el ejemplo de la constructora Sacaf que para el terremoto de 2010 decidió trabajar con Covintec en la reconstrucción de la Villa Prat, en la región del Maule donde la empresa pudo comprobar que la marca cumplía con los requerimientos de aislación térmica y acústica.
El proyecto total contemplaba varias etapas y cerca de 100 viviendas de 50 metros cuadrados y 14 metros de corredor chileno, con pilares. Dos dormitorios, un baño y cocina completa con lavadero y living comedor. Uno de los requisitos del Minvu en ese momento era que las casas mantuvieran su estilo colonial, por ello las texturas de estucos exteriores se hicieron similares a los adobes y el tejado rojo, garantizando el estilo junto a su típico corredor campesino, respetando así el patrimonio local.
Alberto Sfeir de la constructora Sacaf quedó tan satisfecho con el resultado de Covintec que incluso implementaron un sistema para facilitar el ensamblaje, “nos asociamos con un taller grande de un colega arquitecto y también constructor. Los muros se armaban completos en ese taller y se transportaron al lugar del montaje y en uno a dos días la casa estaba levantada”.
Para el plan de reconstrucción del terremoto de Tocopilla que afectó a las regiones de Tarapacá y Antofagasta el 2007, el Minvu convocó a Covintec junto a otros sistemas constructivos y constructoras para desarrollar proyectos habitacionales pilotos, dentro de los cuales los afectados podían optar para la reconstrucción de sus casas.
Uno de los motivos de por qué el Ministerio eligió a Covintec es que buscaba sistemas no tradicionales de construcción que resistieran las extremas condiciones de la zona nortina, además de los movimientos telúricos que pudieran ocurrir a futuro.
Cabe destacar que, a diferencia de una vivienda construida con albañilería, una casa con Covintec resiste los sismos, debido a que su estructura absorbe los movimientos telúricos, gracias a lo que se logra una óptima transmisión de cargas, haciendo que ambas caras del panel trabajen en conjunto.
Una de las mayores complicaciones a la hora de reconstruir viviendas afectadas por algún tipo de desastre es la complejidad para acceder a pueblos y asentamientos alejados, lo que además aumenta los costos y enlentece el proceso de devolverle su hogar a las personas afectadas. En este escenario, Covintec es la opción más conveniente gracias a su facilidad de traslado y rapidez en la construcción, motivo por el que Minvu ha escogido la marca por ser una de las opciones más eficientes.
Los paneles de Covintec han resistido diversas emergencias tales como el terremoto de 2010 en Cobquecura y el terremoto en Coquimbo el año 2015. También ha sido probado en incendios, donde incluso se puede utilizar para construir muros cortafuego.
En lugares como México, Estados Unidos, Puerto Rico y Costa Rica ha sido puesto a prueba en huracanes y cuenta con certificados que dan cuenta de su resistencia a estos peligrosos eventos de la naturaleza.
Covintec es una de las opciones más seguras al momento de construir y se ha convertido en una de las alternativas más convenientes al momento de levantarse luego de un desastre como los tantos que han ocurrido en Chile, no sólo por su resistencia a las inclemencias del tiempo, sino también por su bajo costo, rapidez y facilidad en la construcción.