Construcciones a prueba de termitas

El desarrollo que ha tenido Chile en materia de construcción en las últimas décadas trajo consigo mayores exigencias y controles sobre la calidad de las obras, tanto por parte de los consumidores, como de las autoridades. Lo que antes requería a un “maestro chasquilla” ahora involucra distintos profesionales e instaladores autorizados, además de certificaciones de los organismos competentes, para garantizar que las construcciones sean seguras para los usuarios  y duraderas en el tiempo. Sin embargo, aunque hayamos cumplido con todas las exigencias, puede que la obra sea dañada silenciosamente por termitas (en caso que el material contenga celulosa) sin que el cliente lo perciba hasta que el daño es irreparable, lo que significa demoler y volver a rehacer las zonas dañadas.

Por esta razón, ya no basta cumplir con lo mínimo que nos exige la autoridad, sino que debemos asegurarnos de proteger la obra desde la etapa pre-constructiva y de diseño, hasta la entrega, involucrando también al usuario final. Es en esta etapa donde será más efectivo, ya que hacerlo después de terminada tendrá un costo mayor y una menor efectividad.

Recomendaciones para prevenir las termitas durante el desarrollo de la obra

.  Realizar una limpieza exhaustiva del terreno antes de construir eliminando cualquier vestigio de celulosa, restos de madera, árboles y cualquier elemento que sea alimento para las termitas.

.  Aplicar termicidas bajo fundaciones y radieres antes del vaciado del hormigón (termita subterránea).

.  Elegir materiales que sean inmunes a la acción de las termitas o con tratamiento de protección. Es importante señalar que las maderas tratadas e impregnadas no son 100% efectivas, ya que presentan zonas vulnerables al ser cortadas en obra, debido a que puede haber zonas en que el producto no llegue, como es el caso de la termita subterránea que construye ductos para llegar a esas zonas aprovechando grietas y otras imperfecciones.

.  En caso de utilizar madera, ésta nunca debe utilizarse directamente en contacto con el suelo.

termita1

.  Diseñar fundaciones que dificulten o impidan el acceso de termitas (termita subterránea) y que permitan ser inspeccionadas de forma fácil.

.  Instalar barreras físicas para impedir el acceso, como mallas termiteras.

.  Impedir a través de buenas técnicas de construcción el ingreso de termitas cuidando de ejecutar hormigones monolíticos sin grietas, sellar juntas de construcción, pasadas de cañerías, encuentros y fisuras de revestimientos exteriores y techumbre.

termita2

.  Realizar mantención periódica para detectar zonas afectadas por humedad, ya que facilita la acción de las termitas.

.  Incluir en el manual de uso, que el cliente realice mantención periódica para evitar la acción de la humedad y entregar información al usuario para identificar su presencia.

No obstante lo anterior, existen materiales que no se ven afectados por las termitas, como es el caso del sistema estructural Covintec,  debido a que no existe descomposición del material por estar el muro formado por estuco armado, alambre galvanizado y poliestireno expandido, todos ajenos a la descomposición por ser inertes al paso del tiempo y las termitas.

Fuentes: Control de las termitas (CTT de la madera); Termitas (Syngenta)

*La imagen destacada pertenece al sitio: controldeplagasbiosam.webnode.es